Myspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter Graphics Myspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter Graphics Myspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter Graphics Myspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter Graphics Myspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter GraphicsMyspace Glitter Graphics, MySpace Graphics, Glitter Graphics El té de las seis: Cocktails and moonlit nights

miércoles, 25 de julio de 2007

Cocktails and moonlit nights

(Un par de veranos atrás. Primera noche de vacaciones. Felicidad. Calor. MDQ)

Esa noche caminamos de bar en bar buscando una mesa y cervezas frías. El clima era ideal para estar al aire libre. Terminamos tomando en el de todos los veranos, riéndonos con la gente, saludando a los de la barra, cantando todas las canciones. Cerca de las cinco nos fuimos. Íbamos a tomar un taxi, pero nos detuvimos a hablar con unos mendocinos en la vereda. Era la última noche de ellos en la costa, y la primera de nosotras. Alejandro me gustó de entrada. Ay, esa tonada. Esa forma particular de pronunciar: playa, malla. Ni hablar de su boca, perfecta. No me quise ir. Parte de mis amigas fueron a desayunar. La otra parte se quedó con el resto de los provincianos, y más tarde finalmente nos dejaron solos. Fuimos a la playa y creo que me dio los mejores besos de ese verano. A pesar de estar lejos de la orilla, una ola nos tomó muy de sorpresa. Se estaba haciendo de día. Buen viaje, intercambiamos mails. Volví a casa a las 9 de la mañana, empapada y llena de arena. Sabiendo que mis Nonnos estarían despiertos y mi Mamá tomando sol en la terraza, entré por el garage sigilosamente. Excusas torpes, fantasioso desayuno de amigas en la playa, la ola impertinente incluída, risas y me fui a acostar en el sofá. Todavía había inquilinos en la casa de arriba, esa noche yo me quedaba en el living y las chicas paraban en un hotel. Antes de cerrar los ojos me sonó el celular. SMS de mi jefa de ese entonces: Felices vacaciones. Bizarro. Recordé que recién empezaban, el trabajo se me hacía lejano, todo era sensación placentera. Mientras me dormía escuchaba las voces desvaneciéndose de a poco. Mi Nonno se reía contándole a todo el que se levantaba que yo había llegado de día y toda, toda mojada. Y sí.

6 comentarios:

Angie dijo...

Y nosotras tuvimos que ser parte de esa farsa y decir: Siiii, el jean que tenía puesto se llenó de arena, no se cómo lo voy a llevar a Buenos Aires, bla bla...

Julián dijo...

buen relato, que ganas de estar de vacaciones...se puso dirty al final?

Rochies dijo...

Ay su jefa ! cashela! no sabe que descansar del job no es solo del job sino de todo lo relacionado?!?!, la odié.
Qué fin tuvo esta historieta?!?!?
Ud le selló las vacaciones y el le regaló un super good start, o se quedó muy pegada por todo lo que le quedó de holidays?!?!

Pumplafiz! dijo...

Dificilísimo resistirse ante un mendocino. Y ante una ola, más.

Aquarianne dijo...

Angie: Y yo qué tarada diciendo: cómo, dónde se mojaron ustedes tb? jaja

Julián: Claro, pero un poquito dirty nomás, eso sí, volví bastante motivada ;-)

Rochies: Mi jefa era lo menos (la perra!) tuvo un buen fin la historia, exactamente en lo que decís, buen comienzo para mi, buen final para él. A veces hablamos por msn todavía!

Pumplafiz!: Welcome! jaja totalmente

Rochies dijo...

Menos mal que ya no es su jefa acqua, brindemos por eso.
zenkius por comprender la esencia de mi post que por supuesto ya le respondí, besos!